Imagen de Pexels en Pixabay

09/12/2020
TRABAS, MAYOR CONTROL O MERA ESPECULACION.
EL FALTANTE DE MATERIAS PRIMAS DIFICULTA LA PRODUCCION LOCAL.

Un viejo problema que siempre reaparece. Motivados por supuestas trabas a raíz de las medidas impuestas por el central, los importadores retienen insumos.

NUEVAS MEDIDAS DEL BCRA PARA LAS IMPORTACIONES.

El Banco Central de la República Argetnina (BCRA) emitió una nueva resolución vinculada al sector de los importadores. Mediante la Comunicación “A” 7138, se cree que existen nuevas restricciones del BCRA que prevén de la aprobación previa de Aduana y que quienes hayan hecho hace un año pagos por importaciones de bienes que aún no ingresaron al país, regularicen su situación para poder volver a hacer pagos anticipados. También se bajó al 10% de lo establecido el ítem de Anticipo de Operaciones Cambiarias y pasó de USD 500.000 a operaciones de USD 50.000, lo que hace que prácticamente todas las operaciones tengan que ser informadas y, entonces los importadores deben esperar 72 horas para acceder el mercado cambiario.

“La medida termina de ponernos en un situación muy complicada. Esto paraliza las operaciones y el 80% de lo que se importa son insumos para la industria, por lo que terminará paralizando a las fábricas”, explicó Rubén García, presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), consultado por la prensa. 

CIRA representa a 1.200 empresas repartidas en 30 sectores económicos que tienen un promedio de USD 7.000 millones de importaciones al año.

Rubén García agregó que el sector perdió el concepto de valor a la hora de operar. “Tenemos precio, sabemos que si necesitamos dinero sacrificamos mercadería, pero no sabemos el valor de las cosas, cuánto vamos a necesitar para poder reponer esa mercadería que liquidamos”, expresó el dirigente de CIRA. En esta declaración trasunta por qué muchas empresas no entregan insumos para la elaboración de productos a distintas fábricas locales.

Desde el BCRA explicaron que las medidas no implican mayores restricciones al mercado cambiario, sino que se trata de una normalización informativa de importaciones de 2019, cuando el gobierno anterior implementó el primer cepo. Entonces no había régimen informativo y las importaciones no estaban registradas y generaban burocracia en los bancos. Por eso ahora se pide a los importadores la información para cerrar esa etapa.

En cuanto a la modificación de los montos, desde el BCRA señalan que es también un régimen informativo que atañe cuestiones estadísticas y que no afecta el acceso al mercado.


Donald Trump

Pese a las versiones del BCRA, los importadores nucleados en CIRA señalan que se paralizará la industria, la producción y buena parte de las ventas, pero además la Argentina se expone a la queja de otros países por incumplimientos de acuerdos comerciales. Desde la entidad de importadores indican que las medidas generarán en el corto plazo, faltantes de insumos, de piezas necesarias para abastecer a la industria local, y las exportadoras no van a poder hacer sus envíos al exterior y tampoco ingresarán dólares. Los importadores ven en las medidas como una vuelta a las trabas en las importaciones para evitar la salida de divisas y preservar las reservas del BCRA. 

Se estima además que hay 600 productos con retrasos demandados por 220 compañías entre los que destacaban las autorizaciones no contestadas para importar neumáticos, zapatillas, artículos de bazar, tablets, electrodomésticos y otros bienes de consumo.

Respecto de las quejas internacionales, en la reunión del Comité de Licencias de Importación (CIL) del 9 de octubre de 2020, se plantearon nuevas preocupaciones comerciales sobre el sistema de licencias de importación de nuestro país.

El Comité de Licencias de la OMC, ámbito de discusión técnica entre los miembros de la organización, remitió un cuestionario en el que Estados Unidos solicitaba información sobre cambios recientes en el sistema de licencias y en particular sobre los criterios que utilizaba la autoridad de aplicación en Argentina para aceptar o rechazar las solicitudes de licencias para importación. Nuestro país presentó el 5 de noviembre un escrito en Ginebra con las respuestas a los interrogantes norteamericanos. El reclamo estadounidense quedó al descubierto sin la voluntad de ninguno de los dos gobiernos, pero se filtró a través de la OMC que transparentó la situación.

Las quejas de los países extranjeros son esperables, pero el bloqueo al ingreso de productos del exterior tiene motivos razonables, como contener la salida de divisas del país en momentos críticos por la inestabilidad cambiaria y, además, sanear la balanza comercial, guardar más dólares de los que podrían salir para efectuar pagos al exterior, y al mismo tiempo proteger la producción local. 

Más allá de la preocupación estadounidense, la Argentina fue señalada ante la OMC por aplicar “procedimientos aduaneros más estrictos” a las importaciones, en especial con “el requerimiento de licencias de importación no automáticas para 1.447 posiciones arancelarias”, según detalla esa entidad internacional en su más reciente informe. Además, el Gobierno duplicó en un año la cantidad de investigaciones por presunto antidumping, que supone en muchos casos imponer aranceles preventivos y punitivos, desalentando directa o indirectamente el ingreso de los bienes cuestionados. De 6 gestiones durante el último año de gobierno de Mauricio Macri, se pasó a una docena en lo que va de 2020. 



Banco Central de la República Argentina

Sobre esta cuestión, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas aseguró que el Gobierno no tiene una política “ni librecambista ni proteccionista”, pero persigue “una inserción inteligente, pragmática, que busque nuevos mercados de exportación, sin ser ingenuos en el cuidado de los productores locales”.

Por otra parte, atacó al gobierno anterior por favorecer a “oportunistas que, abriendo oficinas truchas, sin empleados, importaban cualquier cosa a precio de dumping y barrían la producción nacional”. Y remató: “No cuenten con nosotros para entregar al sector productivo”.

Recordamos que el Ministerio de Desarrollo Productivo, a través de la Subsecretaría de Política y Gestión Comercial, administra el sistema de licencias de importación conjuntamente con el Banco Central y la Aduana, que depende de AFIP.



Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas

FALTANTE DE INSUMOS Y MATERIAS PRIMAS.

Mientras tanto las complicaciones para conseguir insumos para las industrias Pymes se agravaron en los últimos meses. Según la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), los sectores alimenticios, químicos y metalúrgicos son los más afectados, pero también se siente en el comercio minorista, según un relevamiento de CAME efectuado entre 278 Pymes industriales.

De más está decir que este problema provoca demoras en la producción, incumplimiento de entregas, imposibilidad de ventas, y empeoramiento de la situación financiera de la empresa.

Si bien las complicaciones en la adquisición de insumos no son nuevas, desde la entidad empresaria destacan que se profundizaron en este tiempo por varios motivos:

1. Las expectativas de devaluación, llevan a que grandes formadores de precios no vendan los insumos y materias primas especulando con un aumento del dólar. O bien, que los vendan a un dólar más caro que el oficial o que sólo entreguen las empresas más grandes. Algunos exigen pagos por anticipado de contado en dólares y con una demora de hasta dos meses en la entrega.

2. Los controles a las importaciones sobre insumos que el país no fabrica o su fabricación es insuficiente y son necesarios para completar el proceso productivo, pueden demorar la normal circulación en el mercado interno.

3. Las deudas con proveedores de muchos empresarios e incluso instituciones públicas como los hospitales, que les impide el abastecimiento.

Adolfo Solari, presidente del Centro de Defensa Comercial  e Industrial (CDCI( de Gualeguaychú, Entre Rios, explicó que existen “empresas metalúrgicas que no consiguen chapas, o ejes para construir los acoplados porque los proveedores tiene miedo de desprenderse de la mercadería y luego no poder reponerla. Hay empresas alimenticias que enfrentan serios problemas para importar la materia prima que necesitan para elaborar las recetas de sus productos. Son insumos que provienen de China, Chile o Ecuador”.

Describiendo situaciones similares en distintos sectores, Solari remarcó que “existen empresas que no consigue insumos para elaborar sus productos de limpieza. Tenemos empresas que tuvieron que reprogramar su producción y algunas están en el límite de sus stock de seguridad y cuando se pasa esa barrera significa que se está a punto de parar la producción”.

“Hay empresas que invirtieron en los últimos años para poder tecnificarse y mejorar su productividad, pero ahora se encuentran con los problemas de insumos”, se lamentó el titular de CDCI.



En cuanto al rubro del comercio minorista, Solari expresó que “en el rubro de indumentaria deportiva, no hay prácticamente nada, faltan artículos del hogar, bazar, pero lo que más llama la atención es que están faltando artículos de producción nacionales como ollas y jarros, que no pueden entregarlos porque los fabricantes no consiguen bobinas de aluminio”.

Si bien desde la entidad manifestaron sus reclamos a las autoridades provinciales para que peticionen a nivel nacional, “pero todos sabemos que si no aparecen los dólares esta situación continuará”, remató Solari.

Hace un mes, algunos medios alertaban sobre la falta de materias primas en el gremio textil. 

“Hay mucho producto que no se hizo y esto se debe a que hay faltante de materia prima. Mucho de lo que se quiere comprar no hay. El mercado está muy monopolizado y eso hace que sea muy difícil de conseguir productos. Además en este contexto no están aprobando la entrada de cierta mercadería al país”, explicó Horacio Ernesto Del Burgo, presidente de la Cámara Argentina de Innovación Textil y Afines (CAITA). En resumidas cuentas; “hay faltante de hilo, de tela, de elástico”, detalló Del Burgo.

En la página web de la Cámara de Empresarios Madereros y Afines (CEMA) puede leerse lo siguiente: ”Hemos detectado un nivel de desabastecimiento de madera que está alcanzando niveles preocupantes, por tal motivo solicitamos la intervención urgente de la Federación ya que los efectos que esta situación pone en peligro la normal continuidad de nuestras empresas que dependen y elaboran esa materia prima”. El comunicado en la web de CEMA insta a los asociados a informar a la entidad, anormalidades en el suministro de insumos.



(Izq) Adolfo Solari, presidente del CDCI de Gualeguaychú, y (der) Eduardo Mirengo, presidente de la Cámara de Industria de San Luis.

También comerciantes e industriales de la provincia de San Luis también manifestaron su preocupación reciente por el desabastecimiento de materiales, insumos y repuestos evidenciada en los últimos meses.

Medios locales narran que las empresas notan que en distintos rubros, los proveedores detienen o demoran los envíos. 

“La venimos padeciendo hace 3 ó 4 meses; no llegan los camiones con insumos”, afirma Víctor Olano, propietario de Hierromat.

La situación se complica aún más en algunas zonas por los cortes de ruta que realizan los sectores agropecuarios.

“Siderar es el dueño de la chapa del país y no está entregando normalmente. Y las usinas de acero, como Acindar, están produciendo con un 25 ó 30 por ciento de su capacidad. Aducen que es un problema de falta de materia prima, y ahí puede haber un tipo de especulación con el tema del valor del dólar: a nosotros nos rige el dólar oficial”, comentó Olano.

El comerciante agregó que desde el inicio de la pandemia  se vendía normalmente pero se fueron desabasteciendo y actualmente no saben si el problema se va a normalizar ni tampoco con qué precios.

Remarcó el titular de Hierromat que de seguir vendiendo, por eso limitaron  el volumen de venta, en base a lo que queda y lo que se repone. ”Es una situación que nunca hemos vivido, y en este caso no es un problema de inflación”, dijo OLANO. 

Esta situación obligó a trabajar menos horas por el faltante, que en caso de continuar, puede llevarlos al cierre, como ya ocurrió con otros comercios del rubro. La relación entre la venta y la reposición de mercadería está rota. Hay demanda porque la gente está construyendo, explica OLANO.

Eduardo Mirengo, presidente de la Cámara de Industria de San Luis, afirmó que el faltante también afecta a las fábricas puntanas y destacó que “la industria está muy acostumbrada a trabajar en el barro, tenemos un sinnúmero de inconvenientes y siempre de alguna forma seguimos trabajando. Con esto se cae la productividad, pero no nos queda otra que seguir hasta que esto se reestablezca”.

Estos son algunos casos que deben replicarse en todas las provincias. En la edición anterior de EL MUNDO DEL HERRAJE, publicamos los resultados de una pequeña encuesta en la que casi todas las empresas manifestaban inconvenientes en el suministro de insumos y materiales para producir herrajes. Los faltantes incluían chapa, aluminio, plástico y otros materiales. Las empresas consultadas se encuentran ubicadas en su mayoría en el AMBA, y sólo una provincia de Buenos Aires y otra en Rosario.

Fuente: Infobae / Clarín / El Cronista / El Argentino / Ambito / Cema / Sanluis24.