FOTO: NEGATIVE SPACE (PEXELS)

15/07/2020
EL MUNDO ANTE LA DISYUNTIVA OFFLINE VS. ONLINE.
EL COMERCIO ELECTRONICO EN TIEMPOS DE PANDEMIA.

El confinamiento producto de la pandemia disparó un crecimiento acelerado del comercio electrónico en todo el mundo. Distintas personas vinculadas a esta modalidad de comercio resaltan el contexto vertiginoso, volátil, incierto, complejo y ambiguo que se vive en la actualidad y ante el que sólo queda adaptarse.

El Covid-19 no pidió permiso y con velocidad de rayo se propagó en todo el planeta. Esta nueva realidad, producto de la crisis sanitaria, llevó que las sociedades tomen conciencia de los riesgos del contacto social y deban cambiar rápidamente sus hábitos. La digitalización de lo cotidiano fue uno de esos cambios forzosos.

Producto de la entrevista con Guillermo Cardillo, presidente de CADEFHA, donde surge la preocupación del alcance del comercio electrónico minorista internacional, indagamos sobre la actualidad de esta modalidad de venta.

Gustavo Sambucetti, director institucional de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), cree que la pandemia aceleró el crecimiento del comercio electrónico. Esta modalidad, presente en los últimos años con  un desarrollo sostenido, durante 2019 registró un incremento del 76% en términos de facturación, alcanzando $403.278 millones de pesos. Esta cifra surge del Estudio Anual de Comercio Electrónico en Argentina que realiza la Cace junto a Kantar TNS.

Según Sambucetti, «la compra online ya es una experiencia consolidada entre los argentinos y cada vez más los usuarios se animan a sumarse a este canal: en 2019 más de 828.000 usuarios compraron por primera vez a través de esta modalidad». 


FOTO: PHOTOMIX COMPANY (PEXELS)

Al respecto, tomando lo acontecido recientemente con la pandemia en el comercio electrónico es como si “hubieran transcurrido 3 años en 3 semanas, ya que tanto los usuarios como las empresas aceleraron sus procesos de adopción y desarrollo de los canales digitales respectivamente», ilustra Sambucetti.

Analizado el fenómeno por sectores, las categorías de supermercados y farmacias son de las que registran un mayor incremento en la actualidad. 

El dirigente de CACE revela que «según un sondeo sobre las ventas online durante las primeras 3 semanas de cuarentena (20/3 al 8/4) vs. 3 semanas previas, la categoría supermercados registró un crecimiento del 300% y comprendiendo que este aumento se dio en un contexto donde disminuyó a circulación de personas, es claro que esta categoría seguirá acaparando un segmento mucho más amplio». 

Por su parte, el sector farmacéutico tuvo un aumento de las ventas del 60%, según la misma estadística. Si bien las ventas de empresas omnicanales, que operaban en forma online con anterioridad, experimentaron un incremento exponencial de pedidos, se comprobó que tanto la infraestructura como las plataformas de comercio electrónico estaban preparadas. Pero explica Sambucetti que «en el caso de los supermercados, por ejemplo, se cuadruplicó la demanda y tuvieron su cuello de botella en el armado de pedidos y la logística, impactando en los tiempos de entrega.»

Así como el presidente de CADEFHA comentara sobre las dificultades de las PyMEs para realizar tareas de teletrabajo u otras modalidades digitales, Sambucetti agrega que desde CACE «pudimos notar que muchas empresas, sobre todo PyMEs, no estaban preparadas para la venta online. Por este motivo nos comprometemos y velamos por las buenas prácticas en la industria. Es por ello que decidimos acompañar y ayudar el proceso, realizando capacitaciones online para empresas y emprendedores que quieren dar sus primeros pasos en comercio electrónico, a través de una serie de webinars gratuitos para aquellos que quieran comenzar a vender online.»

Respecto del futuro del comercio electrónico, la evolución y el incremento reciente «dejará un volumen de transacciones mucho mayor al que había antes de la pandemia como nuevo piso. Hay gente que no se había animado a comprar online hasta ahora y lo hizo por primera vez, como también compradores habituales que se interesaron por nuevas categorías.» 

Andrés Rodríguez, de la plataforma Dablox y la agencia de comercio electrónico Combinatoria, explica que «la tecnología impacta en la manera de hacer negocios y genera temores, y ante la opción de poner un dique de contención o subirnos a la ola, es mejor aprovecharla, y eso obliga a adaptarse a los cambios».

El comercio electrónico es una oportunidad para lograr nuevas estrategias y objetivos  más allá del contexto que implica el Covid-19, según cree Rodríguez.

El sector vitivinícola experimentó también un crecimiento exponencial en plena pandemia. Agustín Liendo, cofundador de BottleHub, señaló que «con la pandemia explotó todo, vivimos un contexto volátil, incierto, complejo y ambiguo, todo cambió, en un escenario nuevo para todos es necesario adaptarse».

Según Liendo la digitalización del comercio toma vital importancia porque no cambiaron las reglas sino el juego, «el mundo cambió y hay que reinventarse, conviven dos modelos, lo offline y lo online, el mundo clásico y el moderno, lo que crea incertidumbre y requiere planificación, hay nuevos jugadores y plataformas de B2B (venta mayorista) y B2C (venta al consumidor)”.

La nueva película comenzó hace poco y todavía no se sabe el final. 

Fuente: Telam