15/07/2020
ENTREVISTA A GUILLERMO CARDILLO.
EL PRESIDENTE DE CADEFHA Y EL SECTOR DEL HERRAJE EN LA PANDEMIA.

El presidente de la cámara comentó la situación del sector del herraje, detalló el impacto de la pandemia en las empresas y en el mercado del herraje. Señaló la actividad de CADEFHA y el futuro del ENHAF en la coyuntura actual.

La última edición de El Mundo del Herraje salió en diciembre de 2019. Al no poder editarse el periódico desde marzo de 2020, reaparece recién en julio. Parece increíble que la Argentina y el mundo entero se convirtieran, en apenas unos meses, en un sitio radicalmente distinto por la propagación de un virus del que poco se conoce y que generó una pandemia. Esta situación sanitaria inédita en su alcance y gravedad, genera estragos en las economías mundiales. Para intentar develar el alcance del daño y cuál es la situación del sector del herraje, entrevistamos  a Guillermo Cardillo, presidente de CADEFHA y directivo de la empresa Talleres Fumaca.

EL MUNDO DEL HERRAJE: —¿Qué actividades y gestiones desarrolló CADEFHA en el primer trimestre?

GUILLERMO CARDILLO: —Comenzamos el año con gran expectativa. Participamos en reuniones en distintos ámbitos del Gobierno provincial y nacional. En esas reuniones nos informamos sobre programas que se pondrían en marcha en el corto y mediano plazo, enfocados en ayudas impositivas y proyectos para la reactivación del sector pyme. 

También comenzamos a discutir qué formato le daríamos al ENHAF, ya que debido al gran deterioro sufrido por nuestras empresas y nuestros clientes, nos preocupaba enormemente la falta de participantes, tanto expositores como visitantes. Por esta razón, estábamos evaluando la posibilidad de realizar otro tipo de eventos, de menor costo y focalizados en diferentes ciudades del país.

Todo lo dicho quedó suspendido desde la noche del 18 de marzo, el día que el Presidente de la Nación dispuso el comienzo del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) que continúa hasta ahora, inclusive en una fase que ya habíamos superado.

EMDH: —Mencionó recién el ENHAF, que forzosamente debió suspender su realización para octubre de este año. ¿Tienen prevista una nueva fecha?

GC: —No, ya que no estamos pensando aún en cómo sería un nuevo ENHAF. No tenemos dudas de que vamos a mantener el evento, pero no definimos cuándo, ni en qué formato será realizado. 

Primero debemos evaluar cómo saldrán o cómo quedarán nuestras empresas y nuestros clientes luego de este inédito proceso. También debemos conocer cómo se definirá la nueva normalidad. Todavía resulta temprano, o al menos difícil, proyectar la posibilidad de reunir una cantidad importante de gente en un predio cerrado.

EMDH: —¿Cómo estaba la actividad del sector, con un nuevo gobierno, antes de la pandemia?

GC: —Hasta ese momento no había mostrado indicios de recuperación. Suponíamos que luego de una crisis, que tocó varios frentes, la recuperación no sería de un día para el otro. Veníamos de un largo período previo de falta de consumo interno, causado por el deterioro de los ingresos. A lo que se le debe sumar la apertura de las importaciones y el aumento de las tarifas, que generaron un mayor malestar económico en nuestras empresas. 

EMDH: —¿Qué principales obstáculos se presentaron o aún subsisten con la aparición de la pandemia y las medidas de ASPO?

GC: —Debemos separar el proceso en dos etapas. Los primeros veinte o veinticinco días fueron muy agitados. La principal preocupación era pagar los sueldos y mirar un poco hacia adelante, para tratar de encontrar una salida. Era todo muy confuso, ya que todos los días recibíamos información contradictoria. 

Luego, en una segunda etapa, se fueron ordenando los procesos de habilitación. La mayoría de las industrias obtuvieron los permisos durante la primera quincena de mayo.

Con los cambios obligados, las empresas pequeñas comprobaron que no estaban preparadas para realizar trabajos a distancia, ni mucho menos para cumplir con los protocolos adecuados. 

Al día de hoy, esos son los principales obstáculos que todavía debe resolver el sector.

EMDH: —¿Se pudo recabar información sobre el cuadro de situación en que se encuentran  las empresas asociadas?

GC: —Sí, desde luego. En seguida comenzamos a comunicarnos con los asociados para compartir información y escuchar las necesidades puntuales. Había empresas que no tenían posibilidad de pagar esa quincena, porque la cadena de pagos se había terminado de romper. 

EMDH: —¿Qué medidas de asistencia del Estado alcanzaron las empresas de herrajes?

GC: —Todas las empresas lograron inscribirse en el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). Muchas solicitaron los créditos bancarios con tasa subsidiada al 24%. Por otra parte, muchas empresas están siendo muy bien asistidas por los municipios. Las autoridades municipales trabajan codo a codo con las empresas de sus distritos, con el fin de facilitar y agilizar las habilitaciones y cada requerimientos que surja en la coyuntura actual.

EMDH: —Buscando fortalecer o aliviar al sector, ¿CADEFHA tiene algún reclamo para solicitar o proyecto para presentar al Estado?

GC: —Sí, por supuesto. Algunos reclamos son comunes a la mayoría de las pymes, tales como lograr estabilidad en las condiciones del mercado, aliviar la presión impositiva o tener tratamientos diferenciados respecto de empresas más grandes, que tienen mayores poderes de negociación y financiero.

Como sector, nos gustaría volver a participar en los foros aduaneros, donde podemos proteger a los productos de fabricación nacional. Conseguir apoyo en las negociaciones con las empresas que fijan el precio de nuestros productos y con los proveedores de materias primas. Todo ello, con la intención de lograr precios más cercanos a los valores internacionales y, de esta forma, ser más competitivos en el mercado interno y externo.

EMDH: —¿Qué cambios negativos experimenta el mercado en esta situación de emergencia?

GC: —Notamos claramente que el comercio electrónico llegó para quedarse. Los cambios que antes eran mucho más pausados y predecibles, ahora se precipitan. Todo cambia muy rápido, tal vez demasiado rápido.

Por ejemplo, no llegamos a definir si una página web con venta propia (web ecommerce) era necesaria, ya que plataformas de venta en línea como Mercado Libre o Facebook, se llevaron puesto ese proyecto. Con el inicio de la pandemia, parece asomar en la región la plataforma de venta en línea Amazon, presentándose como serio competidor de las plataformas mencionadas anteriormente. Allí podría acontecer entonces, otro cambio drástico y complejo.

En relación a esta situación, lo que más preocupa es el comercio internacional minorista. Si llegara a tener un crecimiento importante nos veríamos perjudicados, no sólo los fabricantes, sino también el resto de actores en la cadena de comercialización. Por eso hoy, más que nunca, debemos fortalecer los lazos que forjamos y mantenemos con nuestros clientes desde hace tantos años.

EMDH: —¿Qué mensaje tiene como presidente de CADEFHA para los asociados?

GC: —Un inmenso agradecimiento por el apoyo recibido y por la activa participación, tanto de los asociados, como de los integrantes de la Comisión Directiva. 

Es mi deseo que, luego de este proceso, salgamos fortalecidos como institución y en el futuro cercano podamos definir el rumbo de nuestro sector en forma unificada.